Lab-On-A-Chip, análisis oncológicos al alcance de tus manos

Los descubrimientos en el campo de la Medicina en conjunto con los avances tecnológicos de los últimos 60 años han hecho posible la detección y el tratamiento de una amplia gama de enfermedades que afectan día con día a la población mundial: desde un simple resfriado hasta una malformación congénita; todo gracias a la tecnología.

Pero aún con tantos triunfos, existen enfermedades que aún no han sido completamente tratadas y erradicadas de una manera eficiente y segura para el paciente, como es el caso del cáncer, que anualmente cobra millones de vidas a nivel mundial.

Como breviario cultural, el cáncer es una enfermedad en la cual se tiene un crecimiento anormal de las células de determinado órgano, lo cual condiciona la aparición de tumores dentro del mismo, que a su vez se traduce en una alteración de su funcionamiento; posteriormente, dichas células se trasladan a través del sistema circulatorio y linfático a otros órganos distantes, afectando de la misma manera el funcionamiento de dichos órganos; estos implantes a distancia se conocen como metástasis. En caso de no recibir tratamiento oportuno, la enfermedad progresa rápidamente y lleva al paciente a una Insuficiencia Orgánica Múltiple, lo cual deriva en la muerte. 

La detección de esta enfermedad en general se hace cuando la misma se encuentra en un estado macroscópico y es necesario un tratamiento un tanto agresivo para el organismo. Pero, ¿y si fuera posible detectar dichas células cuando están comenzando a aparecer en el organismo? Esto se podrá convertir en una realidad gracias al trabajo realizado en el Instituto de Ciencias Fotónicas en Barcelona.

Lab-on-a-chip es un pequeño dispositivo electrónico capaz de detectar la presencia de marcadores de proteínas de cáncer dentro de la sangre, lo cual permite la detección de la enfermedad en etapas tempranas, cuando simplemente se encuentra afectando un reducido grupo de células.

lab_on_a_chip

Su funcionamiento se basa en el uso de diversos  sensores distribuidos en una red de micro-canales de fluidos. A su vez, nano-partículas de oro que se encuentran implantadas en la superficie del chip se programan químicamente con un receptor de anticuerpos, con lo cual con capaces de atraer los marcadores que circulan por la sangre.

El proceso de análisis es simple: se inyecta una gota de sangre en el chip, la cual circula por los micro-canales para su sensado; si los marcadores se encuentran en la sangre, estos se adhieren a las nano-partículas con lo cual se presentan cambios en la manera en que la luz se refracta a lo largo y sobre el metal.

Una vez detectados estos cambios y analizados, se puede realizar una estimación del riesgo que tiene el paciente de desarrollar algún tipo de cáncer. Todo lo anterior al alcance de nuestras manos.

El método representa un gran avance en comparación a los análisis convencionales, considerando que se obtienen resultados en cuestión de minutos, con lo cual es posible comenzar un tratamiento apropiado en caso de presentarse la anomalía.

Aún queda un largo camino por recorrer, pero con avances de este estilo, no pasará mucho tiempo antes de que nos encontremos con dispositivos capaces de reconocer anomalías y corregirlas en ese mismo momento, como aparecen en muchas películas y series de ciencia ficción. Quién sabe, tal vez las camas regenerativas de Elysium lleguen a ser una realidad…

BetoOC

Ingeniero en Mecatrónica, interesado en electrónica y avances tecnológicos. #Geek #Arduino

También te podría gustar...